Hygge es bienestar

 

Hygge es un momento íntimo, acogedor, con encanto, un término que han acuñado los daneses para enfrentar los largos inviernos y seguir sintiendo el bienestar, lo cual, de hecho, les ha ganado el título de uno de los países más felices del mundo...

En este artículo conocí este concepto: Hygges: el secreto de la felicidad de los daneses, pero después de leerlo y pensar que me encantaría reproducirlo en casa, mi mente me llevó de inmediato a casa de mis padres...

Recordé cuántas veces nos han dicho lo "acogedora" que es la casa, cuántas veces han comentado "lo bien que se siente estar ahí" y, claro, cuántos compañeros de clase no aterrizaban ahí como si fuera mejor que su hogar (no sé si lo fuera, ignoro la razón, pero sí me agradaba recibirlos y sé que a ellos les gustaba mucho ir).

¿Cómo no sentirse así? Mi casa está llena de historias. Mis padres aman viajar (algo que he heredado con mucho orgullo) y en cada viaje traen un objeto de cada lugar, para después colocarlo en casa, aunque no siempre combinen "apropiadamente", pero ¿por qué habría de ser del mismo color o estilo? ¿Por qué esa necesidad de perfección? Lo que traen de sus viajes no son objetos, son pequeños pedazos de sí mismos que crecen mediante el contacto con nuevas culturas.

Mi casa es acogedora, me han dicho, y me quedo pensando cómo no habría de serlo si está llena y alimentada con el cariño y las experiencias que nos han traído tantos viajes en familia. Cómo no serlo si han recibido con aprecio a las visitas y las han atendido con entrega. ¿Cómo no habría de sentirse tan "bien" si no es más que un espejo de ese derroche de afecto que le otorgan a los demás?

Pensando todo esto, sonreí. Mi casa es hygge... y si bien los daneses insisten en que el término es "escurridizo", "integral" y "difícil de explicar", creo que entiendo bien esa calidez que describen.

Así como entiendo que ni todos los cursos de decoración en estilo hygge hubiesen podido dotar a mi casa de esa armonía, bienestar y afecto que reina en ella, algo que aprecian conocidos de toda la vida e invitados por primera vez. Es una casa que mueve a la conversación, a la calidez y al bienestar...

Creo que el concepto hygge "tan danés" puede encontrarse en muchas de nuestras casas.

¿Crees que la tuya lo tenga?

 
 
 
Lorena DíazComment