Charlie y la fábrica de chocolates - Roald Dahl

redactora web

¿Qué tienen en común Charlie y la fábrica de chocolates, Matilda y Brujas? ¿Que son libros infantiles? ¿Que son películas? ¿No? ¡A Roald Dahl, por supuesto!

Este hombre hizo maravillosos libros para niños y, aunque no soy muy fan de la literatura infantil, he descubierto que vengo siguiéndole la pista a este genial autor desde que era niña, ¡me lo encuentro en cada esquina!

Te platico de este cuento que acabo de leer y un poco más de sus libros.

Roald Dahl en mi infancia

Matilda fue mi película favorita cuando era niña (¿de quién no?). Esa niña leía todo el tiempo, como yo, y me gustaba fantasear que cualquier día podría levantar objetos con mi mente solo por leer. En ese tiempo solo lo pensaba así. Muchos años más tarde descubrí el libro de esta película y lo amé enteramente, aún lo tengo en mi librero y es delicioso de repasar.

Brujas, por su parte, fue una película que me pareció perturbadora jeje, igual el libro; pero eso no impidió que lo leyera una y otra vez y marcara parte de mi infancia con su divertida y ágil narrativa llena de aventuras.

Ahora, entre los tantos libros que escribió (y de los que yo leía, sin saberlo), había uno que me parecía muy particular: El superzorro; esta historia es conmovedora, divertida y llena de ingenio, así que jamás olvidé este pequeño librito.

Estos tres elementos pertenecen al mismo autor: Roald Dahl, así que en cuanto me enteré de ello (lo cual ocurrió el año pasado), decidí seguir leyendo todas las obras de él que han sido llevadas a la pantalla grande (el Superzorro no solo tiene película, ¡también tiene una ópera!).

Dato curioso: La actual película de los Gremlins está ligeramente basada en el libro que publicó Roald Dahl con el mismo título; en sus orígenes lo escribió para Disney, pero se abandonó ese proyecto y Warner Bros tomó la idea para llevarlo a la pantalla con una muy libre interpretación.

Charlie y la fábrica de chocolate

redactora

La verdad es que no he visto esta película. Por extraño que pueda sonar (bueno, tampoco había visto Star Wars hasta este febrero), nunca me ha llamado la atención lo suficiente para sentarme a verla; pero, enterándome que era de la misma autoría que mi muy amada Matilda, que el gran libro y película de Brujas y que incluso del Superzorro, decidí leer esta historia. Afortunadamente, en una visita a una amiga descubrí que lo tenía y aproveché la oportunidad (me lo prestó, juro que no se lo robé, ¡gracias Brenda!).

Debo decir lo que descubrí después de leer este libro: ¡Roald Dahl es totalmente moralista! No en un mal sentido, porque siempre habla de ser quien eres y divertirte, de hecho, en Matilda critica la mala autoridad de la directora de la escuela, a la que se tiene que enfrentar, pero, en Charlie y la fábrica de chocolate es totalmente evidente, ya que a los personajes malcriados hace que les sucedan cosas malas, mientras que el chico generoso y honesto se lleva el gran premio...

Me pareció este un detalle muy interesante y lo apoyo totalmente, al final, es literatura para niños y sin duda aprovechar su talento narrativo para dejar buenas lecciones (tanto de educación para padres como de comportamiento en los niños) es una proeza. Me ha divertido más ahora que lo sé.

Fuera de ello, ¡es totalmente divertido! No me decepcionó en absoluto, su narrativa es ligera, creativa, ágil y hasta tiene un ligero toque de suspenso. Te presenta dulces que, aunque no seas fan de lo dulce (como es mi caso), ¡morirías por tenerlos! Como los chocolates cuadrados que dan vuelta en redondo, ¡son geniales! O el hecho de tener cascadas de chocolate líquido, estar inventando chicles que son comidas completas, navegar en un barco de caramelo macizo, cosas así que me da risa y ternura recordarlas. De verdad que es una joya...

¡Estoy ansiosa por ver esta película! Creo que empezaré a recomendar o regalar a este magnífico autor infantil a todos los que tengan hijos y pidan sugerencias (aunque también escribió para adultos... pero aún no he leído ninguno).

¿Has leído libros de Roald Dahl?

Lorena DíazComment