El año se acaba...

propositos

Faltan 3 días para que se acabe el año. ¿Cómo vas con eso?

El 31 de diciembre es un cambio de año y, aunque podría ser un día como cualquier otro, esta celebración tan generalizada alrededor del mundo, deriva en múltiples reacciones en la mayoría de los que habitamos el planeta.

"Se acaba el año", "se fue el 2016", "ya va a empezar otro", "ojalá el que viene sea mejor", "espero que se cumplan mis proyectos". Personalmente, amo los ciclos. La vida es una rueda de la fortuna y dependiendo de cómo manejemos nuestras oportunidades veremos cambios, grandes éxitos o grandes fracasos; por eso, el Año Nuevo es mi celebración favorita, con mucho. Es quizás la fecha que más motiva a la reflexión, a la valoración, a preguntarnos si hemos logrado lo que queríamos o si estamos caminando la senda equivocada.

propositos

En realidad, a mediados de marzo podría ser perfectamente la época para hacerse esas preguntas. O de mayo, de junio, nuestro cumpleaños, por la noche todos los días. Pero hay una magia especial en que millones de personas alrededor del mundo hagan esta pausa (al menos la suficiente para pensar si desearán algo con las uvas o si usarán algún elemento simbólico como la ropa interior de colores) y le echen un vistazo a su vida que vuelve más poderosa esa intención.

Todos nos llenamos de propósitos y buenas intenciones para el año que sigue: "Ahora sí voy a bajar de peso", "Ahora sí voy a pagar mi deuda", "Voy a abrir ese negocio que siempre he querido", "Voy a visitar Europa", "Voy a renunciar a mi trabajo". ¿Por qué no solemos cumplir estas maravillosas metas, estos puntos de quiebre que pueden hacernos ver nuestra fuerza interior? Como alguien que, más que menos, pero no menos que más, ha logrado cumplir varias de las cosas que se ha propuesto, te comparto algunos tips sacados de muchos lados, que en conjunto me han resultado muy útiles.

Consejos generales sobre los "propósitos de Año Nuevo"

concreto

Lo primero que te recomiendo muchísimo es ser lo más concreto que puedas. Uno de mis coachs favoritos, Ricardo GP (lo encuentras en www.ricardogp.com), dice mucho en sus pláticas sobre el dinero: "Si tú pides "más dinero" y saliendo a la calle te encuentras 5 pesos, ¿qué crees? ¡Ya tienes más dinero!" y creo que es totalmente cierto. No es lo mismo "bajar de peso" que "bajar 5 kilos para mayo" o, mejor aún, "entrar al gimnasio e ir solo lunes, miércoles y viernes". Sé que quizás quieras bajar 15 kilos o ir al gimnasio todos los días, pero sé realista: No lo vas a hacer. Al menos no si lo planteas de esa manera; es mejor hacer cosas pequeñas de manera constante, que salir a correr todos los días por un mes y el resto del año quejarte de que estás agotado y no volver a hacer ningún tipo de ejercicio (esto último ya pertenece al consejo siguiente).

promesas 2.jpg

De la mano con el consejo anterior, haz un plan de acción en pequeños pasos. Inscribirte al gym es un excelente primer paso, ¡felicidades! Pero apuntarte a clases de yoga, zumba, pilates y kickboxing en el primer mes no lo es. Entra a una o dos clases que en serio te hayan gustado o ve solo tres días a la semana. Necesitas hacer algo que puedas mantener, siempre, en cualquier área. Alimentación, finanzas, pareja, emociones, peso, etc. No se trata de hacer "grandes cambios", sino pequeñas cosas constantemente que te llevarán hacia tu objetivo. Por ejemplo, si quieres dejar de comer comida chatarra, ni siquiera te apuntes "dejar de comer comida chatarra", sino comienza con "añadir 1 taza de verdura a todas mis comidas" (tiene todo que ver, cuánto más saludable comes, menos frecuentemente se te antoja la comida chatarra). Es medible, es fácil (si no quieres ni picar compra verduras congeladas picadas, con algo tienes que empezar) y puedes hacerlo de forma continua. Cuando hayas dominado e incorporado en tu vida este primer paso, sigue con el segundo, como "comer comida chatarra solo una vez al día" o, si no comes tan seguido, "comer comida chatarra solo los fines de semana" y así hasta ir dominando cada uno.

escríbelo.jpg

Lo ideal es ponerte fechas, eso te obliga a comprometerte. Porque "bajar de peso" (que es el que uso más de ejemplo porque es uno de los propósitos más comunes y que menos cumplimos) no es lo mismo que "bajar 2 kilos por mes (para en agosto tener 16 kilos menos)". Vamos, 2 kilos por mes no suena tan intimidante como 16 kilos. ¿Ves la diferencia? A mí me cuesta mucho trabajo cumplir esta parte de las "fechas", pero lo comparto porque creo que es importante.

Ahora, escríbelos. Todos queremos salirnos de ese trabajo, ganar más dinero, ahorrar más, encontrar pareja, viajar por el mundo o bajar de peso, pero si no lo tienes por escrito jamás lo vas a cumplir, mañana surgirá otra prioridad en tu vida y olvidarás que estabas trabajando por un objetivo. Alguna vez alguien dijo: "Una meta no escrita es solo un deseo". Así que, ¡manos a la obra!

Finalmente, revísalo durante el año. Aunque muchos recomiendan ponerlo en un lugar donde lo veas todos los días, si hiciste un buen plan de acción puedes vaciar esta info en una agenda o cuaderno y revisar tus metas cada 3 meses o a mitad del año. En ese momento podrás ajustarlo, cambiarlo, modificarlo o felicitarte porque ya vas a la mitad del camino. Incluso a veces sirve solo para recordar que eso era lo que querías hacer y retomar lo que te lleva a ello.

Pero, además de estos consejos, te voy a decir lo que creo que es más importante de todo esto: No te castigues. Jamás. Lo común es que digamos "no logré ninguno de mis propósitos, no sirvo para esto", "quería bajar de peso y ahora tengo más kilos y no menos", "quería abrir un negocio y terminé en el mismo trabajo". Hey, no te has muerto. Y, si tienes suerte, te quedan muchos años por delante. Basta de criticarte y ver todo lo malo de este año, de tus promesas, de ti.

Mañana será otro día. Puedes volver a empezar y ahora sí comer mejor, ahorrar dinero, hacer ejercicio, cambiar de trabajo, ser más sociable o lo que quieras; pero quejarte o compadecerte no te van a llevar a la meta. Solo hazlo. Deja los castigos, culpas o quejas para los que no llegan -ni llegarán- nunca a su objetivo.

¿Tú qué recomendarías para cumplir los propósitos de Año Nuevo?

¡¡Feliz 2017!!